Posteado por: jmleizaola | 22/01/2013

El euskera latente

ImagenAyer (21/01/2013) el diario DEIA publicaba el resultado de dos estudios practicados por Soziolinguistika Klusterra y el Instituto Vasco de Estadística (Eustat) respecto al conocimiento y uso del euskera en poblaciones y comarcas de Bizkaia, y aunque los resultados arrojados por ambos no nos han sorprendido a quienes nos movemos en el ámbito de la promoción del euskera, sí nos han vuelto a poner sobre la mesa algunos elementos muy interesantes que debemos saber trabajar y explotar adecuadamente para lograr mejores coeficientes en la penetración y uso de nuestra lengua.

Como sucede frecuentemente con los estudios y las estadísticas, ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero es cierto que marcan tendencias y pueden apuntar en la dirección adecuada en lo que respecta al actual estado de cosas. Desde la Fundación Leizaola también hemos realizado pequeñas prospecciones, especialmente en el ámbito de la juventud, y las experiencias que hemos tenido nos han arrojado datos muy positivos en lo que respecta al conocimiento de la lengua, pero bastante modestos en lo que al uso diario y práctico se refiere.

El estudio destaca a Ondarroa como municipio de Bizkaia como mayor uso cotidiano de la lengua vasca (más del 93% lo emplea para comunicarse), frente a Barakaldo, donde sólo la utilizan el 2´8% de la población, algo perfectamente extensible a toda Ezkerraldea, con tasas de uso aún inferiores en Sestao o Portugalete. Sin embargo, en Barakaldo el 18% de la población es euskaldun (casi 18.000 personas) y el 22% son euskaldunberris. Es decir, el 40% de la población de este municipio conoce la lengua vasca. Superan, de largo, a toda la población de Ondarroa (8.856 personas), y sin embargo, apenas tienen opciones o canales no ya para hacer un uso normalizado de la lengua, sino para acceder a un mínimo de servicios y/o contenidos en euskera.

Y eso mismo sucede en otros entornos, que habitualmente consideramos monolingües o “erdaldunes”, pero en los que la lengua vasca permanece latente, y aflora a la más mínima oportunidad. Lo hemos vivido en nuestras carnes mediante experiencias que hemos desarrollado en Portugalete, en Barakaldo o en Bilbao. Por eso, creemos que tenemos que impulsar de manera decidida la I+D de la euskalgintza, como lo llamamos nosotros, es decir, impulsar prácticas y experiencias innovadoras que tengan por objetivo facilitar que la lengua latente aflore constantemente en todos los ámbitos de nuestra sociedad, y no de manera aislada y puntual, como ha sucedido hasta ahora.

Nuestra satisfacción por la edición de Ezkerraldeko KZ, periódico de información local editado íntegramente en euskera y distribuido en la Margen Izquierda del Ibaizabal es grande. Más grande aún que el “cabreo” que a algunos produjo su nacimiento y que no dudaron en desplegar toda una campaña mediática a nivel estatal para desprestigiar nuestra tarea. Porque en este año de andadura la publicación ha contribuido, por supuesto de manera modesta, a que los euskaldunes de esa comarca se sintieran un poco menos desangelados, a que contaran con un pequeño canal informativo, que de ningún modo ha pretendido atacar a nadie ni menoscabar los principios o credos políticos que pudieran tener las personas residentes en esa comarca, como quienes orquestaron el ataque contra nuestra Fundación parecían temer.

Y es que las lenguas no entienden de ideologías ni de colores políticos, y no seremos nosotros quienes pretendamos conculcar tal axioma, pues así debe ser. Una publicación de carácter local, además, si quiere triunfar y tener una continuidad no puede ser un folletín sino un instrumento al servicio de la ciudadanía entre la que se difunde.

Pero no caigamos en el engaño de la autocomplacencia, pues es enorme la tarea que nos aguarda. En las últimas décadas el conocimiento del euskera ha crecido de manera imparable, y los índices de matriculaciones en el modelo D apuntan a que vamos a seguir en esa línea. Pero ahí es donde nos toca actuar a los agentes sociales que trabajamos en la promoción del euskera: debemos crear tejido y oportunidades para el uso lo más cotidiano y constante posible del euskera, por supuesto apoyándonos en medidas auspiciadas por las instituciones públicas vascas, que deben continuar con la evolución prudente pero imparable del marco legal hacia una normalización lingüística plena, y que ha permanecido interrumpida durante los últimos tres años y medio, en los que, más que avanzar, se ha retrocedido.

Nuestro compromiso desde el ámbito de la promoción debe ser generar espacios y experiencias que permitan que el euskera latente aflore a la superficie del uso cotidiano y extienda su presencia a ámbitos que superen los entornos meramente académicos en comarcas como Ezkerraldea. Nuestras experiencias previas nos han demostrado que hay una base de vascoparlantes bastante más sólida de la que considerábamos a priori, y moderadamente proactiva. Explotar este potencial y las oportunidades que nos brinda es todo un reto que tanto nosotros como muchas otras organizaciones, agentes e instituciones debemos afrontar con ilusión y esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: