Posteado por: jmleizaola | 05/09/2012

La Política Lingüística que necesitamos

Ahora que estamos en plena precampaña electoral, podemos escuchar y leer todo tipo de ocurrencias en relación a la política lingüística que aplicaría tal o cual partido. Bueno, algún partido ya ha dicho sin rubor alguno que se cargaría el Concierto Económico y que prácticamente haría desaparecer todo vestigio de promoción de la lengua vasca. Vamos, que de un plumazo nos mandarían a todos a las cavernas, porque sin Concierto poco podríamos hacer, y sin euskera, aún menos. Otros emplean un lenguaje que recuerda a aquel otro típico de la ortodoxia estalinista, con términos muy duros, como “obligar”, “imponer” y otras perlas por el estilo, en las antípodas del consenso no sólo político, sino también social, que precisa la promoción adecuada de una lengua minorizada.

Sea como fuere, confiamos en que el próximo Gobierno Vasco agarre de verdad el toro por los cuernos y recupere con la mayor celeridad posible todo el tiempo perdido durante esta legislatura. Entre los retos que hay sobre la mesa, está el proseguir en la implementación de medidas que garanticen el ejercicio de los derechos lingüísticos de vascas y vascos. Pero sin obligaciones ni imposiciones: el propio ciudadano debe poder elegir el idioma en el que desea vivir, desarrollarse y comunicarse con los demás. Por ello, el decreto de los derechos lingüísticos de las personas consumidoras será una herramienta clave para adecuar a la realidad de Euskadi el panorama del sector servicios.

Pero va a haber que ser valientes e ir más allá. Una buena idea sería la aplicación de cuotas de contenidos en euskera a aquellos medios de comunicación que deseen acceder a la publicidad institucional, incentivar al personal de la administración y sanidad públicas que atiendan en euskera, garantizar el bilingüismo dentro y fuera de aquellas empresas que contratan con la administración, el impulso de la creatividad y de productos audiovisuales en lengua vasca, mayores incentivos al cine y a las salas que lo exhiben en euskera, o una política lingüística que aborde en profundidad y desarrolle programas específicos para impulsar la lengua en el ámbito de las TIC. Estas son algunas ideas plasmadas a bote pronto y de manera desordenada, pero que ya nos permiten ver la ingente tarea que aún queda por delante para que el euskera llegue al estatus de conocimiento y uso que sin duda se merece.

Va a ser un camino con tramos más o menos sinuosos, con muchas curvas, pero si se hace de manera valiente y decidida y buscando siempre el consenso y la máxima participación social, llegaremos a la meta con éxito. Otra cosa es el atajo que algunos proponen para llegar a la meta. Sin duda el atajo es muy tentador para todos los que amamos el euskera y tanto deseamos su completa normalización. Pero somos conscientes de que es un mal camino, lleno de socavones y al borde del abismo, por el que podemos despeñarnos si nos pueden las prisas y no las debidas cautelas imprescindibles para que un proceso tan complejo se culmine con éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: